https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Domingo 15.05.2022 - Última actualización - 20:11
20:05

A un año del polémico traslado

Santa Fe: la escuela especial N°2090 ya se siente como en casa

La institución, única en la ciudad para niños y niñas de 0 a 3 años con discapacidad, tuvo que realizar su quinta mudanza en el tiempo que lleva de funcionamiento. Tras la inauguración de la nueva sede, que esperan sea la definitiva, encauzan una serie de proyectos para ampliar su capacidad de atención y seguir acompañando a las familias con su servicio educativo.

Clima institucional. Camino a su 35° aniversario, el plantel de la escuela n°2090 se adaptó rápidamente a la nueva sede y espera con ansias poder establecerse en el nuevo edificio para lograr estabilidad. Crédito: Guillermo Di SalvatoreClima institucional. Camino a su 35° aniversario, el plantel de la escuela n°2090 se adaptó rápidamente a la nueva sede y espera con ansias poder establecerse en el nuevo edificio para lograr estabilidad.
Crédito: Guillermo Di Salvatore

Clima institucional. Camino a su 35° aniversario, el plantel de la escuela n°2090 se adaptó rápidamente a la nueva sede y espera con ansias poder establecerse en el nuevo edificio para lograr estabilidad. Crédito: Guillermo Di Salvatore

El Litoral en Google News



A un año del polémico traslado Santa Fe: la escuela especial N°2090 ya se siente como en casa La institución, única en la ciudad para niños y niñas de 0 a 3 años con discapacidad, tuvo que realizar su quinta mudanza en el tiempo que lleva de funcionamiento. Tras la inauguración de la nueva sede, que esperan sea la definitiva, encauzan una serie de proyectos para ampliar su capacidad de atención y seguir acompañando a las familias con su servicio educativo. La institución, única en la ciudad para niños y niñas de 0 a 3 años con discapacidad, tuvo que realizar su quinta mudanza en el tiempo que lleva de funcionamiento. Tras la inauguración de la nueva sede, que esperan sea la definitiva, encauzan una serie de proyectos para ampliar su capacidad de atención y seguir acompañando a las familias con su servicio educativo.

La escuela especial n°2090 funciona desde 1987 en la ciudad de Santa Fe. Es la única de toda la capital provincial que brinda educación temprana a niños y niñas con discapacidad. La institución cumplirá 35 años el próximo 18 de septiembre. Durante todo este tiempo debieron mudarse en cinco oportunidades y, ahora, esperan no tener que hacerlo más.

 

Este último 27 de abril se cumplió un año desde que, una vez más, debieron entregar las llaves del espacio en el que funcionaban. Con el trigésimo quinto aniversario a cuestas, se ponen cómodos en la nueva sede y celebran el espacio propio.

 

La historia de la escuela especial n°2090 Instituto Integral de Estimulación Temprana comienza en un aula cedida por la escuela n°139 Jorge Stephenson, en el norte de la ciudad. Unos años después, ante la ampliación de la matrícula, el gobierno de ese entonces decidió alquilarles una casa en calle 9 de julio, a pocas casas de bulevar. Cuando la casa comenzó a quedar chica otra vez, la institución se trasladó a otro espacio en alquiler, sobre calle Cándido Pujato, a metros del Sanatorio Americano. Ya en 2012, por cuestiones presupuestarias, ese convenio cayó y debieron salir a buscar un nuevo alojamiento. Fue así que, en 2013, se acordó un comodato para unas instalaciones del Hospital Orlando Alassia, que habían sido pensadas como jardín de infantes para los empleados del nosocomio, pero que, al no ser habilitada, se usaba como depósito. En estas salas lograron instalarse, hasta que esos espacios volvieron a requerirse para ampliar la capacidad de atención ante la segunda ola de la pandemia. Y ahí, una vez más, fue un volver a empezar.

 

"Fue un momento de gran incertidumbre, pero yo lo consideré como algo positivo porque, pese a las circunstancias, sentí que ese era la oportunidad para conseguir nuestro lugar en educación, que es el sueño que tuvimos desde siempre todos los que formamos parte de la escuela a lo largo de estos años", confiesa a El Litoral Patricia Berrone, directora de la institución.

 

Un año después del aquel momento, la escuela especial n°2090 encontró un nuevo edificio, que le daría la estabilidad tan deseada. La búsqueda de una nueva sede implicó un trabajo conjunto del ministerio de Educación de Santa Fe, la dirección provincial de Educación Especial, la supervisión de Educación Especial, la Regional IV de Educación y el equipo directivo de la institución. Tras las gestiones, lograron dar con las instalaciones de la ex casa habitación de la primaria Gregoria Pérez de Denis, ubicada en 1º de Mayo 6845, entre las avenidas Aristóbulo del Valle y Facundo Zuviría.

 

Planificación. En el aula se trabaja desde el juego con diversos recursos, teniendo en cuenta los intereses de los niños, las necesidades de la familia y las posibilidades del entorno. Foto: Gentileza

 

En agosto del año pasado, inauguraron el espacio y de ese momento a esta parte no frenaron en su intento de impregnar el sentido de pertenencia en su nuevo hogar. "Estamos muy felices, viviendo un lindo clima institucional. La escuela n°136 Gregoria Pérez de Denis nos abrió sus puertas desde un primer momento y también nos integramos muy bien en el barrio", cuenta Berrone.

 

El nuevo edificio cuenta con tres aulas para la atención a niños y niñas y una para el servicio psicopedagógico. En otro espacio, un poco más pequeño, funciona la sala de dirección. Tiene también una sala de maestros, una cocina, un baño para el personal y un baño adaptado, que es de vital importancia tanto para la educación de la higiene y el control de esfínteres como para la comodidad de las familias que deben cambiar a sus bebés. Incluso, cuenta con un patio para realizar actividades institucionales y de articulación con el nivel inicial de la escuela Denis en el marco de un proyecto pedagógico en espacio abierto.

 

Como toda mudanza, debieron dejar cosas en el camino. Al no poder trasladar todo, regalaron elementos a otras escuelas y centros de salud. Además, la directora destaca que están construyendo un lugar de guardado en el patio para conservar objetos que no se usan permanentemente como colchonetas, túneles y rampas.

 

Foto: Guillermo Di Salvatore

 

Educación integral y personalizada

 

El decreto de creación del establecimiento indicaba que el Instituto Integral de Estimulación Temprana atendería a niños de 0 a 6, con prioridad de 0 a 3. Con el tiempo, las primarias fueron absorbiendo a la población más grande y la institución se concentró en los más chicos.

 

De la escuela, hoy forman parte cuatro docentes de educación especial que cuentan con capacitación en estimulación temprana que acompañan a cerca de 30 nenes y bebes en el comienzo del año, población que aumenta con ingresos que se dan semanalmente. Además, otras cuatro docentes se desempeñan en función de inclusión con unos 45 chicos yendo a jardines maternales de gestión oficial pública o privada, municipales, particulares y CAF.

 

A clases, los chicos asisten dos o tres veces por semana, y pueden trabajar en grupos o de forma individual, dependiendo de las necesidades de cada situación. "Abordamos patologías de todo tipo, genéticas, neurológicas, metabólicas y trastornos del desarrollo, como de espectro autista que viene en aumento durante los últimos años. Algunos en proceso de evaluación, sin un diagnóstico preciso todavía, pero nosotros iniciamos igual el proceso de intervenciones educativa, ya que damos prioridad a la infancia y no a las patologías, porque en estos primeros años cada día es muy importante", comenta la directora.

 

En el aula, se trabaja desde el juego con diversos recursos y estrategias didácticas para llevar adelante una planificación que tenga en cuenta los intereses del niño, las necesidades de la familia y las posibilidades del entorno. "Consideramos todas las áreas del desarrollo, motriz, sensorial, emocional, social y de la comunicación", explica Berrone.

 

Asimismo, destaca que en el trabajo es muy importante el vínculo con la familia. "Ellos son protagonistas, porque nos permiten intervenir en la crianza de sus hijos. Por eso, la madre o el padre que acompaña puede entrar y permanecer en las salitas desde los primeros encuentros", dice la docente.

 

Y agrega que, en ese vínculo, es importante trabajar con las expectativas previas: "Hay estructuras que se rompen en las familias cuando llega un niño o niña con desafíos en su desarrollo. Muchas veces nos plantean dudas respecto a distintas cuestiones como por ejemplo cómo cambiarlos de forma correcta, ayudarlos a que coman solos o que empiecen a ir al baño por sus propios medios. Entonces, nuestro trabajo se centra en acompañar a cada una de manera singular y en ir generando hábitos en su desarrollo personal".

 

Foto: Gentileza

 

Abrirse al territorio y a la comunidad

 

Otro objetivo que se trazan en la institución es la ampliación del servicio educativo a la ciudad. En ese sentido, cuentan que está pronto a implementarse un proyecto en el que vienen trabajando desde hace algunos años, que consiste en la apertura de un centro de atención lejos de la sede.

 

En principio, el proyecto había sido pensado para instalar el nuevo centro en algún punto distante del Hospital de Niños. Ante el cambio de dirección, que los situó más hacia el norte de la ciudad, ahora proyectan la atención orientada a la demanda del sector sur.

 

"En estos últimos años hemos visto que la ciudad se fue extendiendo mucho y entendemos que debemos ampliar nuestra capacidad de atención porque a muchas familias muchas veces se les complica llegar hasta donde estamos. Y esto no se debe exclusivamente a que no haya líneas de colectivos, sino a que para los niños no es fácil hacer esos recorridos tan largos. Lo notamos cuando llegan, porque vienen un poco cansados y hay que darles un tiempo para empezar con las actividades", explica la directora, afirmando que esperan concretar la idea en los próximos meses.

 

Asimismo, con el arribo a la nueva sede, desarrollaron un proyecto conjunto con la escuela Gregoria Pérez de Denis que les posibilita compartir momentos con más niños, en espacios más grandes e ir incorporando la rutina escolar. "Realizamos jornadas de articulación con los nenes de sala de 4 compartiendo una merienda, juegos en el patio, encuentro con animales o de narrativas y canciones. Esto favorece a nuestros niños ya que tempranamente comienzan a tener experiencias de socialización y, a los estudiantes de nivel inicial de aprender en contacto con la diversidad. Obviamente, esto no se podría hacer sin la apertura del personal tanto docente y directivo de la escuela Denis".

 

También, ese trabajo articulado, posibilita a los demás niños el aprender a convivir con compañeros que tengan alguna discapacidad. "El contacto con la diversidad nos vuelve más humanos y propicia una generación de personas mucho más abierta y flexible. Lo notamos en el transcurrir de los encuentros, cuando vemos el avance en la aceptación del primer al quinto día compartido".

 

Identidad

Quien se acerque a la nueva casa de la escuela especial n° 2090 notará que no tiene un cartel de identificación en la fachada. Esto se debe a que uno de los proyectos que el equipo institucional se trazó para este año fue un cambio en la denominación. "Nuestro nombre es Instituto Integral de Estimulación Temprana, pero creemos que no estamos instituyendo, sino que trabajamos en red por la educación temprana de los chicos junto a sus familias", explicó al respecto la directora. Es por eso que se encuentran pensando colectivamente el nuevo nombre, para terminar de completar el proceso de mudanza.

 

Dificultades

Cabe destacar que los alumnos que asisten a la escuela especial, no son sólo de la ciudad de Santa Fe, sino de distintas localidades cercanas. En ese sentido, la directora del establecimiento señaló que las principales complicaciones están dados por trastornos en la movilidad, tanto a nivel de transporte como a nivel urbano.
"Una vez que conocen la institución, las familias no quieren dejar de venir, pero la principal complicación es el traslado. Los papás nos cuentan de las dificultades que tienen en subir a colectivos con bebés en brazos y con una sillita postural o un cochecito. Estas situaciones muchas veces los obliga a tener que pagar un taxi o un remis o pedirle a algún familiar que los lleve hasta donde tienen que ir. Lo mismo sucede con las veredas, que no están adaptadas para este tipo de casos. Nosotros construimos rampas para que tengan acceso, pero el resto de los lugares no siempre cuentan con estos accesos. Creo que siempre se puede crecer, y como sociedad, los santafesinos nos debemos mejoras en este aspecto".

 

Capacitación

Junto a la inauguración de la nueva sede, se anunció el lanzamiento de un post título de actualización profesional para intervenciones tempranas en educación especial.
"Pudimos comenzar a dictar esta especialización, que es público y gratuita, y que forma parte de un largo requerimiento de la modalidad en la provincia. La primera cohorte la están cursando de forma virtual más de 80 colegas que ya se encuentran trabajando como interinos o en suplencias en centros y servicios de educación temprana que son parte de las escuelas de la modalidad, pero no poseían esta capacitación. Y la segunda tenemos previsto que sea de modalidad mixta, porque también es necesario tener instancias prácticas. Al ser personas de toda la provincia, compartimos las distintas realidades que se viven en las distintas regiones. Además, favorece la idoneidad a la hora de intervenir en la estimulación de los chicos y en la crianza junto a las familias", comentó Berrone.
 

Autor:

El Litoral en Google News


Temas:

Además tenés que leer:




#Temas de HOY: Inseguridad en Santa Fe  Rosario  Clima en Santa Fe  Copa Libertadores  Copa Sudamericana  Censo Nacional 2020  Inflación